sábado, 30 de junio de 2007

Micro XXIII: Menuda noche


Ya era hora. El Consejo Audiovisual de Andalucía, órgano asesor de la administración autonómica en materia de contenidos televisivos, ha expresado su “preocupación” por la emisión, en Canal Sur Televisión, la noche de los viernes, del programa infantil conducido por Juan Imedio, Menuda noche. He de reconocer, dando la razón a los promotores y seguidores de tal programa, que, efectivamente, sus contenidos son bastante inocuos, inocentes y tiernos (“blancos”, que se diría en la jerga correspondiente). Pero no me parece de recibo que, en un horario que (obvio resulta) no tiene nada de infantil –al fin y al cabo, el programa comienza a las veintidós horas, y extiende su emisión hasta, prácticamente, la medianoche-, se emita, desde una televisión pública, un programa cuyos protagonistas (y, por consiguiente, sus destinatarios lógicos) son niños (y, además, de corta edad; nada de preadolescentes de hormona desmadrada, no, no –que tampoco, ojo, tendrían justificación-: pequeñines totalmente querubínicos...). Aunque sólo sea por una simple cuestión de coherencia: no se pueden estar lanzando desde una administración pública (la autonómica andaluza), a través de sus autoridades educativas, mensajes inequívocos en contra del uso abusivo de la tele por parte de los escolares, y, a la vez, promover y difundir, por parte de sus gestores televisivos, prácticas totalmente contrarias a tales mensajes. Ya saben, amigos lectores, aquello del predicar pan y dar trigo, ¿no...?


Fotografía: web de Canal Sur Televisión.-

14 comentarios:

Patri dijo...

Pues yo lo comparto, que a ciertas horas los más peques tiene que estar en la cama.

Besotessssssssssssss

e-catarsis dijo...

Estas son las contradicciones del ser humano...no, estas son las contradiccones de los patrocinadores y los Prime Time...tampoco, estas son (uf) las contradicciones de...¿la dirección de una cadena y la absurda idea de hacer dinero?, a ver querida céntrate... ¿de qué estaba hablando?
:P

¿Un beso?
;-)

Corpi dijo...

El problema es que este tipo de programas no está concebido para que lo vean los niños, sino los mayores que son los que compran los productos que se anuncian en los interminables espacios de publicidad. Igual también el Imedio tampoco estaría dispuesto a hacer un programa a las seis de la tarde, no fuera que disminuyera su caché.
Un saludo

apesardemi dijo...

Pos no me lo había planteado, creo que no lo he visto nunca aunque se que existe, pero tienes razón.

Las razones que sutilmente niega nuestra querida E- tienen mucho que ver en el hecho que planteas.

Seguiré sin verlo ;)

Un abrazo, Manuel.

Joan dijo...

A ellos les da igual, lo pondrán ahí donde saque más audiencia. Es como los informativos, priman las noticias más espectaculares y morbosas, y no las "importantes", todo para aglutinar espectadores (véase el telediario de Antena 3, un auténtico bodrio).

Para los programadores, los niños no son personas a las que hay que proteger, sino números en forma de curva de share.

BUDOKAN dijo...

No conozco el programa pero por lo que describes tu razonamiento para ser correcto. Te dejo un saludo.

Miriam G. dijo...

¡Bien! Es el peor programa de la historia de la televisión. ¡A la hoguera con él!

Un beso, Miriam G.

Manuel Márquez dijo...

Es la segunda vez que me pasa, pero, curiosamente, el pedazo de cabreo que me he agarrado, ha sido igual de gordo que el de la primera vez: después de haberos contestado particularmente a todos y cada uno de vuestros comentarios, va y se me borra...

Grrrrrrrrrrrrrrrrrrr....

P.S. me pongo a ello cuando se me pase...

Joan dijo...

Compa, haz como yo: escribe en el Word y después copiapega. Casi destrozo el mobiliario de la casa un día que me pasó lo mismo que a ti (un simple toque de ESC, F5, atrás-alante en el navegador y todo a tomarpor)

Saludos

Thalatta dijo...

jajajaja (me río por lo del borrado del contracomentario jajajajaja)

Bien... a lo que iba, que sí que tienes razón y que el horario infantil es el horario infantil, que lo pongan un domingo por la tarde como aquel otro programa que llevaba el Sardá con los gallifantes aquellos (ay que malo es la edad y la memoria).
Besillosss

Manuel Márquez dijo...

Compa Joan, ésa que apuntas es una sabia sugerencia, y una opción que yo mismo me he planteado en más de una ocasión, pero el problema que plantea es que uno tiene sus manías a la hora de escribir (manías, manías...; creo recordar que hablé de ellas en uno de los primeros metablogs...), y los comentarios me he acostumbrado a hacerlos en el cajetín del blogger (igual que los artículos los hago en Word, y no me saques de ahí, o los mensajes de correo, si no los escribo con el editor del Outlook, no doy pie con bola...). En fin...

Compa Tha, qué recuerdos, los gallifantes... Hermoso programa, sí, cuyo contenido y enfoque no tienen nada que ver con los de éste del que hablo. Los gallifantes eran muy representativos de unas formas de hacer televisión que hoy día son absolutamente implanteables, desde luego...

Un abrazo.

P.S. que aún he de contestar a los comentarios anteriores, dicho queda...

Manuel Márquez dijo...

Vamos a ello, vamos a ello (aunque sea en dos tajos, para no cansarme...).

Compa Patri, totalmente de acuerdo contigo, aunque no siempre la práctica coincide con la teoría (mi peque, algunos días, se me desmadra un poquito con la tele...).

Compa-e, ay, las contradicciones... supongo que, igual que el halcón maltés estaba hecho del mismo material del que estaban hechos los sueños, también es ése, el de las contradicciones, el material del que estamos hechos los humanos. Pero también es cierto que hay contradicciones que chirrían más que otras, y ésta es una de ésas, o, al menos, a mí así me lo parece. No dejes nunca de dispersarte (incluso de perderte...).

Compa Corpi, también acertado tu apunte sobre el tema cremastítico. En cuanto a las preferencias del señor Imedio, supongo que, como las de cualquier megaestrella televisiva, pasarán por diversas consideraciones, entre las cuales no sé si estará la del horario, supongo que también...

Compa Apesar, si aún no lo has visto, tranquilo, puedes seguir así per secula seculorum, sin merma alguna de tu potencial intelectual: no te pierdes nada...

Compa Joan, tú, tan incisivo como siempre, pero poco puedo rebatir a lo que planteaS: así funcionan estas cosas, tanto en lo que respecta a los críos que intervienen (marionetas, a cuyos padres tienen embelesados con la fama televisiva -ésa que les durará tanto como un helado en una plaza de Écija en pleno mes de agosto...-) como a los que lo ven (soñando -sus padres- con llegar algún día a ese summum de la gloria televisiva...).

Gracias a todos por vuestros sabrosos comentarios (y "enaluego", más...).

Un abrazo.

Manuel Márquez dijo...

Compa Budokan, te digo como al compa Apesar -aunque a tí, me consta que te resultaría más complicado intentarlo...-: nada te pierdes con no verlo, mejor que sigas dedicando ese tiempo a esas hermosas reseñas de cine clásico con las que nos regalas desde tu blog...

Compa Miriam, no sé si el peor, pero, desde luego, de calidad ínfima. Además, mira tú por dónde, me daba a mí la ligera impresión de que, en este tema, tú y yo, por ciertas "afinidades conceptuales" sobre educación infantil, íbamos a coincidir bastante...

Y "yastá"... lo de siempre (pero es que así sigue siendo...): muchísimas gracias a todos por pasaros por aquí y dejar vuestras impresiones...

Un abrazo.

Casinos online gratis dijo...

Todo responde, como dijeron mas arriba, a los intereses lucrativos de la cadena emisora.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.