miércoles, 30 de mayo de 2007

Micro XVIII: barbaridades


La portada de la edición de Andalucía del pasado miércoles, día 23 de mayo, del diario El País se adorna con una fotografía realmente estremecedora (y que no me resisto a dejar de incluir en esta humilde casa). No ilustra ninguna realidad nueva, ni desconocida, ni oculta (de hecho, yo mismo, sólo dos días después, tuve ocasión de contemplarla in situ), pero la rotundidad descarnada con que lo hace, verdaderamente, sobrecoge.

Padado ese impacto inicial, algunas reflexiones:

Los escándalos de corrupción de Marbella, y su repercusión en los medios, se han convertido en la cortina de humo soñada por todos aquellos que, con los focos alejados de sus talones, andan convirtiendo la Costa del Sol (o, más bien, lo que queda de ella) en eso que pueden ver ahí arriba.

Esa estampa no es el reflejo de una perversión del sistema. ESO es EL sistema, y ésa es la imagen más certera y lograda que de él se puede obtener. Me jugaría la cabeza a que todas y cada una de las edificaciones que se pueden contemplar en la fotografía se atienen fiel y escrupulosamente a la legalidad vigente, y gozan de todas las bendiciones técnicas y jurídicas. A continuación, me jugaría el cuello a que todos sus adquirentes, presentes y futuros, son humanos (no marcianos; ni venusianos; ni jupiterinos...), y, además, no necesariamente pudientes en grado sumo (o sea, gente corriente, como usted, como yo...).Y ahí radica el auténtico problema. Eso no es lo que consiente: peor aún, eso es lo que se propicia...

Nunca es bueno el catastrofismo, pero la cosa, amigos lectores –y no sólo la “nostra”...-, está muy, muy cruda...


Fotografía: Diario El País (Julián Rojas)

9 comentarios:

e-catarsis dijo...

Emmm..pues yo no soy nada corriente
:O
¿Sabes lo curioso? que al final esto como tantas otras cosas acaba por entenderse y...te acostumbras y... eso
...pero que vamos igual estas exagerando y esa es una manera como otra (¿a que me recuerdea a mí esto?) de evitar los incendios forestales de verano...enlosas y...fin de la cuestión...total siempre podemos poner macetas en el balcón, además que pasear por el monte es muy arriesgado, es mejor ir cruzando calles llenas de coches contaminantes ¿o no?
:P

manly dijo...

Me resulta muy buen artículo el tuyo, teniendo en cuenta que realzas que efectivamente lo que se ve en la imagen es legal y sus propietarios seguramente son españolitos de a pie.
Si no te importa subo el post a la página "el pais de nox".
Un saludo, tocayo.

Florinda Chic dijo...

Terrible la foto y extensible a la Comunidad Valenciana

Manuel Márquez dijo...

Compa-e,me alegro de que hayas sido capaz de encontrarle la vertiente positiva a la cuestión (entre tanto cemento y hormigón, es difícil de ver...): a mal tiempo, buena cara. Y mejor, siempre, el sentido del humor (para afrontar cualquier cosa, la que sea).

Compa Manly, muchas gracias, tocaya, por tus elogiosas palabras, y por darle vidilla al artículo mediante su difusión en otros ámbitos (siempre es de agradecer).

Compa Florinda, ya me consta que el fenómeno no es exclusivo de nuestro litoral, y que son demasiadas las partes en que cuecen habas. El problema, si me apuras, es que aquí no deja de llover sobre mojado...

Gracias por vuestros comentarios.

Un abrazo.

MABANA dijo...

Vaya vaya pensé al principio al ver la foto que era una tomada aqui en mi maravilloso México...luego te leo y sorpresa! no solo los abusos son propiedad exclusiva de aqui...x lo visto los abusos son mundiales!!

saludos del otro lado del charco

Manuel Márquez dijo...

Compa Mabana, bienvenida a esta humilde casa, y muchas gracias por tu comentario. Bien cierto es lo que señalas: la codicia y la sinrazón no conocen de fronteras, idiomas ni patrias...

Un abrazo.

Patri dijo...

Desgraciadamente esa foto podría ser en cualquier sitio. En mi isla hace años que lo vemos...

Besotes cielo

Thalatta dijo...

Si ya hasta en mi pueblo perdido en Aragón está pasando eso... pero no pierdo la esperanza, mira... hasta descartan carreteras por los linces.
¡No nos rindamos!, no compremos una casa por muy ¿buenas vistas? que tenga. No se es mejor ni más por tener una casita en la playa, sino por poder disfrutar de la naturaleza en su estado puro, aunque solo sea una vez en la vida ¿no crees?

Manuel Márquez dijo...

Compa Patri, a los que vivís en territorio costero (o con predominio de costa), no hace falta que os cuente mucho sobre el particular: estais sobradamente "ilustrados". Gracias, una vez más, por tu visita (siempre bienvenida...).

Compa Tha, lo que señalas significa funcionar mediante un ejercicio de coherencia, intachable, y el problema es que los humanos, eso de lo coherencia no terminamos de encajarlo muy bien en nuestra práctica cotidiana. Pero, evidentemente, no tendría que haber vuelta de hoja: no se puede graznar contra lo inaceptable, y, después, con actos propios, contribuir a ello...

Un abrazo.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.