lunes, 28 de mayo de 2007

Metablog XVI: tratamientos (de tuteos, voseos e hierbas similares)


He de confesar que una de las cuestiones que más llamaron mi atención cuando comencé mi andadura en el mundillo (o mundazo, no sé) este de los blogs, fue el hecho de que, habitualmente, y sobre todo en el ámbito de los comentarios, la gente se tratara de usted –aunque fuera en un tono que denotaba un evidente ánimo jocoso y dicharachero; una especie de divertimento identificatorio, bajo cuya advocación todo el mundo convenía en sentirse acogido, o algo así-. En fin, costumbres, normas de etiqueta, que uno, como recién llegado, comparte o no comparte, pero que, en cualquier caso, y en atención a tal condición de advenedizo, respeta, o, al menos, no cuestiona abiertamente –en la medida en que tampoco tiene, claro está, mayor trascendencia-. Al menos, al principio. Posteriormente, y con el paso del tiempo, uno se va asentando, va adquiriendo confianza en sus relaciones y, llegado a ese punto, ya adopta su opción personal.

En mi caso, es la de no someterme a tal regla, y utilizar el tuteo. Y no me pregunten el motivo, o motivos, porque sería incapaz de precisarlo, o precisarlos, y no es hoy, lunes, el día más indicado para un esfuerzo de reflexión (y, más aún, sobre cuestión tan peregrina e intrascendente).

En principio, tendría que descartar de ese hipotético catálogo el argumento de la coherencia: en mis artículos, siempre utilizo el usted para dirigirme a ustedes (valga la redudancia), amigos lectores; con lo cual el empleo del tuteo en los comentarios implicaría una contradicción con dicha práctica. Eso sí, la contradicción sí que tiene una explicación, y es la del ámbito de interlocución en el que se mueve cada pieza: el artículo va dirigido a un público lector inespecífico, indeterminado (o, al menos, eso quisiera yo pensar; ay, el día que pase lista, qué desengaño...), mientras que el comentario, por el contrario, suele ir dirigido a un interlocutor concreto e identificado (al que si, además, tengo un cierto aprecio, como suele ser el caso, no tendría mucho sentido que tratara de usted).

Tampoco es algo que tenga nada que ver con mis usos y costumbres en eso que los demás suelen denominar “vida real” (vida real que, por cierto, cualquier día de éstos, constataré que ha desaparecido, así, sin más, sin dar explicación alguna). He de reconocer que, en ese mundo inhóspito y salvaje, lejos de irme aclarando con el paso de los años, cada vez que me encuentro más torpe y desorientado en cuestiones como ésta. Cuando era más joven, siempre tenía claro a quién dirigirme con el “tú”, y a quién con el “usted” –y, una vez zanjada la cuestión, no había lugar a los bandazos-; a día de hoy, en cambio, se trata de una especie de ejercicio diabólico, en cuya práctica me suelo sorprender (cada vez, horror, más frecuentemente) con la vergonzosa circunstancia de que, no sólo no tengo claro qué tratamiento usar, sino que, una vez “decidido”, a una misma persona, y en el curso de la misma conversación, le puedo ir cambiando alternativamente (y de manera totalmente caprichosa) el tratamiento: del tú al usted, y del usted al tú, y tiro porque me toca. Penoso...

En todo caso, y puestos a seguir especulando sobre la cuestión, supongo que el elemento que más pesa en mi decisión de no usar el “voseo” en los comentarios, es que a mí el invento no me termina de convencer. Y, en consecuencia, no me someto a tal uso. No sé si eso resulta molesto o incómodo para algún compañero de bloguerío; o si transmite cierta imagen o idea de falta de respeto o de educación (que creo que, bajo ningún concepto, cabría apreciar; pero las apreciaciones de cada cual son las de cada cual, no las de uno mismo, por supuesto). Supongo que no, porque nadie me lo ha advertido y porque pienso que tampoco habría mucho fundamento para ello. Pero nunca se sabe, nunca se sabe...

Y esto es todo por hoy: supongo que demasiado, si se tiene en cuenta la entidad del tema tratado. Pero he de apelar a su indulgencia: al fin y al cabo, sigue siendo lunes. ¿Se ha notado mucho? Feliz semana, amigos lectores...

12 comentarios:

Florinda Chic dijo...

Oiga, oiga no se queje que a mí me llaman de usted e incluso Madame. Por cierto compa ¿sabes ya que eres el agraciado? pásate. Saludos!!

BUDOKAN dijo...

Muy buena esta reflexión que tares sonbre como nos dirigimos en los blogs y es verdad y curioso que en mi caso emplee un léxico que es más español(de España) que argentino que es de donde soy. En mi caso es una forma innata que se transfiere a través de la lectura de blogs que son en su mayoría españoles. Saludos!

Miriam G. dijo...

Dime que yo siempre te he tuteado Manuel, dímelo, dímelo... ;-)

Un beso compañero del metal ;-)

Manuel Márquez dijo...

Compa Florinda, lo tuyo son palabras mayores, madame (por cierto, igual reformulo el título del blog, y lo cambio por el de "El glob de Monsieur Márquez"; o no, que suena horrendo, creo...). Ah, y muchas gracias, ya me paso a hacer caja, porque, y corrígeme si me equivoco, era pasta lo que regalabas, ¿no...?

Compa Budokán, gracias por tu elogioso comentario. Y bien curioso -y cierto- lo que afirmas acerca de lo poco que se te nota la "argentinidad" cuando te mueves por estos cibermundos (supongo que, en la vida real, no tanto...).

Compa Miriam (y aquí, naturalmente, me calo el sombrero, me subo los cuellos de la gabardina, coloco el cigarrillo en la comisura de los labios, y te miro con abrasadora frialdad...), tú siempre me has tuteado... Por cierto, un pelín de calor ya para la gabardina, ¿no...?

Un abrazo.

e-catarsis dijo...

Hola compa, la verdad es que yo suelo utilizar el usted cuando escribo ( me encantaría el vos pero...me da cosa...:P ), no lo recuerdo pero imagino que cuando empecé a pasar por aquí utilizaría el Vd y la verdad que tampoco recuerdo como pasé al tuteo...porque nos tuteamos ¿no? ;-), ahora una cosa sí que la recuerdo y es que me hacía sonreir el tratamiento de compañera con que encabezabas tus respuestas.
La verdad es que el tuteo o es "usteo" ( acabo de inventarme un palabro porfa...aplausos) se pueden utilizar ambos dos con el mismo respeto y ambos dos con "retintin", todo depende del tono ( en el caso de la palabra escrita entrecomillado o frase que le acompañe).
Luego está la vida verdadera en la que yo el usted siempre lo utilizo cuando quiero marcar una distancia que no quiero que se recorra, por lo demás cuando no conozco a la persona en cuestión y si no es una presentación informal....por si las moscas utilizo los indeterminados y que se ella o él quien se defina

Besitos "tú" ilustrísima :P
:DDD

Manuel Márquez dijo...

Compa-e, lo cierto es que yo tampoco recuerdo qué tratamiento usabas en tus primeros comentarios (tendría que tirar de "hemeroblogoteca", o como leches queramos llamarlo...); ahora, como bien señalas, nos tuteamos, pero a mí tampoco me molestaría ese vos tan lánguido... En lo demás, totalmente de acuerdo contigo. ¿Y el compa? Pues no sé: supongo que me gusta usarlo por breve, simpático y porque, quieras que no, no deja de ajustarse a una realidad objetiva (al fin y al cabo, somos todos compañeros en el invento este, ¿no...?). De todos modos, entiendo que haya a quien le pueda resultar cargante, ñoño, cursi, tonto y un montón de epítetos similares. Pero así son estas cosas...

Un abrazo.

Naela dijo...

querido compa, lo interesante de la red es la diversidad,cada región tiene sus particularidades y es muy enriquecedor leer otras formas de expresarse o de ver las cosas...como siempre amenísimos todos tus comentarios

por cierto, todavía no sabes quien soy??? XD

Manuel Márquez dijo...

Compa Naela, gracias por tu jugoso e interesante comentario -y gracias por el piropo, también-: no puedo darte más que la razón, Le.., esto, Naela (que ya me equivocaba...).

Un abrazo.

Joan dijo...

Siempre se pueden combinar ambas formas, el usted y la segunda persona:

Usted, qué opinas de tal tema?

Usted me has recordado tal cosa.

¿Usted has visitado tal sitio?

Raro pero eficaz. Qué digo raro, rarísimo. Y totalmente ineficaz.

PS: Ay...

Manuel Márquez dijo...

Gracias, compa Joan, por tu visita a este humilde ciberchiringuito... Sí, tienes razón: lo de mezclar ambas fórmulas, como que no termina de resultar muy allá; pero nunca está de más probar...

Un abrazo.

Thalatta dijo...

Ya está bien seguro que yo no te he tratado de usted, porque me pasa como a ti con eso del tratamiento, que en caso de duda los meto todos aunque siempre me decanto por el "tuteo" a no ser que el otro me trate de usted que entonces le devuelvo la moneda.
No me gusta el "usted" y el sentido que se le dió en pasadas décadas, manías de una... :)

Manuel Márquez dijo...

Compa Tha, ya estoy empezando a acostumbrarme a estas tus "razzias" de fin de semana, y lo cierto es que resultan siempre un placer, muchas gracias por pasarte... cierto es que usted y yo, ejem, ejto..., que tú y yo siempre nos hemos tuteado, por algo será, supongo. Y conste que no tengo nada en particular contra el usted; y, lo que es peor, ya incluso voy asumiendo con naturalidad el que los críos lo utilicen al dirigirse a mí -recuerdo las primeras veces en que me pasó, me llegaba a resultar hasta doloroso, era como una especie de recordatorio de que ya empezaba a abandonar un territorio (al menos, desde la perspectiva exterior), y me costaba, vaya sí me costaba, asimilarlo...-.

Sobre sus connotaciones en tiempos pasados no tan lejanos, pues eso, bien lo señalas tú...

Un abrazo.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.