viernes, 18 de mayo de 2007

Las que no he visto I: Reservoir dogs (U.S.A., 1992)



* ¿Por qué no la he visto (todavía)?

- Porque a mi mujer no le gustan las películas cargadas de violencia gratuita, o desaforada, y ésta lo es, sin duda alguna. Y lo de verla solito, pues como que no me termina (aún) de convencer.

- Porque la tengo grabada en un videocassette, formato VHS de toda la vida, y me da mucha pereza cambiar las conexiones del televisor para enchufar el reproductor de vídeos en vez del de DVD. Los agujeritos pertinentes están en la parte trasera de los aparatos y mi lumbago ya no me permite según qué alegrías (así que imagínense para lo del salto de tigre y ejercicios conexos...).

- Porque siempre hay alguna otra que puedes ver, y, al fin y al cabo, ya habrá ocasión, ¿no...?


* ¿Por qué quiero verla (y la veré –un día de estos-)?

- Porque a mí, a diferencia de a mi mujer, sí que me gustan las películas (o, al menos, algunas, no todas) cargadas de violencia gratuita (o de pago, me da igual; y, a ser posible, también desaforada), tipo Godfellas o Scarface; y ésta, y su violencia, según todas las referencia disponibles, goza de ambas cualidades en grado sumo.

-Porque ésta es una de esas pelis a la que la etiqueta de “film de culto” se le queda casi pequeña –pocas discusiones, me temo, al respecto: hasta hornacina le quieren poner algunos...-; más allá de lo buena o mala que pueda resultar (que eso ya se verá...). Algo tendrá la sang..., ejtooo, quería decir, el agua, cuando la bendicen...

-Porque me gusta mucho el CQC; y si esos fulanos andan por la vida disfrazados de matones tarantinianos, por algo ha de ser, supongo... Ah, por cierto, y como mera curiosidad: tres años antes de que este hatajo de monstruos convirtiera el traje de cuervo en una leyenda de la moda, este servidor de ustedes ya se paseaba tal que así (con un trajecico igualico, "pastao", vamos...) por los juzgados de su ciudad. Que en esto, como en todo en la vida, también hay pedigrí y escalafón...

- Porque pocos morbos más morbosos que el de una opera prima que consagra a su autor, y lo coloca, directo, sin pasar por la casilla de salida, en el olimpo de los controvertidos (el que más mola, claro...). Ahí hay que echar una mirada, cómo no...

- Porque si hay un blog tan lenguaraz y desternillante como ese cuyo enlace tienen ustedes ahí, a la derecha, que “opera” bajo la advocación de esta peli, por algo ha de ser, supongo (aunque eso habría de explicarlo su autora, no yo; emplazada queda...).

- Porque hay que verlas todas, ¿no...?

19 comentarios:

Una maruja en internet dijo...

oye a ver si chocamos este fin de semana :).

Isabel Romana dijo...

A mí no me gusta la violencia, ni la gratuita ni la de pago, pero he de reconocer que vi esta película en la tv y pese a que me causaba espanto, no pude apartarme del televisor. Para mí es un misterio el por qué me ocurrió. Feliz fin de semana.

Manuel Márquez dijo...

Maruja, bienvenida a esta humilde casa, y muchas gracias por tu visita. Espero que te hagas habitual... Y si chocamos, pues nada, llamaremos a los del seguro...

Isabel, muchas gracias, una vez más, por tu visita y tu comentario. Creo que ese misterio al que aludes -y lo digo sin ánimo de sentar cátedra, que no soy un entendido en la materia (ni en ésta, ni en casi ninguna...)- no es otro que el de la fascinación morbosa por la violencia que todo ser humano lleva en su fondo, y que a unos les aflora más y a otros menos. Es algo que Alejandro Amenábar reflejó de manera magistral en la secuencia final de su primera peli, Tesis (si la has visto, y la recuerdas, ya no creo que hagan falta más detalles). En cualquier caso, y aunque no creo que hiciera falta aclararlo, a mí la única violencia que me gusta, me atrae y/o me fascina es la de ficción (y no toda, evidentemente: soy incapaz de ver más de tres minutos de una de Van Damme, Steven Seagal o Chuck Norris); la real me parece inadmisible bajo cualquier concepto. Ah, y feliz fin de semana también para tí.

Un abrazo.

e-catarsis dijo...

No compa, todas no pero ESTA, si

:))

Florinda Chic dijo...

vaya, vaya, sin duda está usted muy enamorado de su santa si uno de los motivos por los que no la ha visto aún, es que ella no la quiere ver. Que se tape los ojos cuando lo de la oreja y lo de las tripas :).
A mí en su momento me gustó mucho y también por lo que significó. Le va a encantar creo yo, a poco que he leído su blog.
Y no estoy de acuerdo con 'pero siempre hay alguna otra que puedes ver, y, al fin y al cabo, ya habrá ocasión' A usted no ledecían aquello de 'No dejes para mañana lo que puedeas hacer hoy'!!!. Saludos!!!!

Manuel Márquez dijo...

Compa-e, lo de todas, todas, ya sé que es aquello que decía el filósofo aquel (¿o era un torero...?), que no puede ser porque no puede ser y, además, es imposible (te aseguro que he echado las cuentas, y es que no, seguro que no...).Pero aún así, soy tan agonías que si no me planteo, al menos, intentarlo, no estoy contento conmigo mismo...

Florinda, muchas gracias, una vez más, por tu visita. A "misántropo", cierto es, la quiero un montón, pero también he de reconocer que me has "pillao": lo de usarla como excusa para no haber visto la peli (con la ensalada de tiros y matariles que me he metido entre pecho y espalda...) no deja de ser mera "literaleches"... (de todos modos, también tengo claro que ella no la verá, ni lo de la oreja, ni lo de las tripas; ni siquiera los créditos...). En cuanto a que te barruntas que me gustará, yo también me barrunto lo mismo, y el hecho de no haberlo señalado entre los motivos por los que lo veré pues no sé a qué puede obedecer (a la falta de espacio en el servidor, no, desde luego); habré de consultar con mi psquiatra (algo ha de haber ahí...). Para finalizar, sobre el famoso "no dejes para mañana....", estoy de acuerdo contigo en el plano filosófico, pero las cosas son como son: cuando sumo al final del día lo que hice hoy (local) y lo que dejé para mañana (visitante), siempre gana el visitante (y, además, por goleada). Es lo que tienen estos días tan cortillos. En fin...

Un abrazo.

J. P. Bango dijo...

Es violenta, ya lo creo, como lo es el Guernika... Ambas pueden disfrutarse en compañía, a pesar de los fundamentos sanguinolentos que las sustentan.

Un saludo cinéfilo, camarada.

e-catarsis dijo...

;DDDD, pues fiaté que pensaba que aquí la única agonias era yo...si es que al final va a ser verdad eso de que...dios los cría...y ellos agonizan

:))

Manuel Márquez dijo...

Compa J.P., qué alegría verte por estos pagos (por cierto, ¿qué tal ese descanso blogueril...?). Cierto es que las relaciones entre arte y violencia (como sobre arte y religión, o arte y política, o arte y.... casi cualquier cosa) darían para mil y una disquisiciones. Tema más que interesante...

Compa-e, me temo que la cofradía del agonías es bastante más nutrida de lo que todos y cada uno de los agonías, por separado, podamos pensar. Supongo... En cualquier caso, me congratulo de compartir contigo tan alto (y jodido) honor...

Un abrazo.

e-catarsis dijo...

¿Cómo descanso?, lo que pasa compa es que tú estas de un incontinente blogueril importante
:DD

...vaaaa yaaaa me he puesto al día...

Un no para oooiga...un NO parar

;-)o

PD.: Pues nada compa que yo tengo un KIT ( cacho de hombro, caja de kleenex, un par de canciones, todo tipo de insultos y maldiciones, frasco con esencia de quejas y/o lamentos varios y halagos y arrumacos, tipo ¡porque yo lo valgo! para cuando la cosa pinta muy negra...) para casos extremos de agonía ssstupendo, tú silba y yo "teletransporto" el KIT rápidamente...


Besos ;-)

alicia dijo...

Cachis en la mar, Manuel ¿cómo es posihle que no la hayas visto? A ni tampoco me gusta la violencia en la pantalla, pero Reservoir dogs es soberbia: diálogos que la gente se ha aprendido hasta la saciedad, nombres de los personajes, vestuario (como si se lo hubiera inventado Tarantino, cuando ya existía múchísimo antes), música, brutal sentido de humor.... Resumiendo: es OBLIGADO verla. O a cambio rezar diez avemarías.

Rogolagos dijo...

te entiendo perfectamente, yo tengo un cuello de películas que no he visto, esperando el día que me enferme y tenga una buena licencia para ponerme al día.

aunque esta película de Tarantino es excelente y tienes que ver,

saludos

excelente tu blog

te agregué a mis sitios favoritos

Manuel Márquez dijo...

Compa-e, me apunto lo del kit virtual. Pero te tienes que revisar el sonotone: ¿aún no oyes los silbidos, en la lejanía...?

Alicia, ya sé que ésta es de las de pecado mortal, pero qué se le va a hacer. ¿Y el juego qué dan las pelis que no ves...? Te montas una sección de blog en menos que canta un gallo... Ah, y lo de los avemarías está complicado, pero si me mandas el guión, lo puedo intentar...

Compañero Rogolagos, gracias por tus elogiosas palabras, siempre son un estímulo para la tarea. En mi caso, no bastaría con una licencia por enfemedad: necesitaría una jubilación definitiva...

Un abrazo.

Miriam G. dijo...

No me lo puedo creer una película que yo he visto y tú no: un milagro.

Yo odio la violencia, y me tapo los ojos al mínimo indicio de gota de sangre, y aún así disfrute con esta película, y que buena la banda sonora.

Un beso, Miriam G.

Manuel Márquez dijo...

Compa Miriam, gracias por tu visita; y de milagro, nada: ya tendrás ocasión de comprobar, a lo largo de las próximas semanas, cómo hay un buen puñado de pelis que yo no he visto, y tú sí. Seguro...

Un abrazo.

Miriam G. dijo...

Me juego el cuello Manuel a que no.

Un beso, Miriam G.

Manuel Márquez dijo...

Apuntado queda en la agenda, compa: Miriam-cuello-reservar espacio en el congelador...

Un abrazo.

Thalatta dijo...

¡por tutatis si es una de mis preferidas!
Ayyy que ya te iré leyendo que ando todavía con las sensaciones de tu tierra, ayyy ayyy... cómo he disfrutado todo... ¿no te habrá pasado con los baños de Hamman como con esta película, no? porque no te puedes perder ni lo uno ni lo otro, de verdad...
Y la banda sonora de esta película es también fantástica.
Besosss

Manuel Márquez dijo...

Compa Tha, muchas gracias por pasarte aquí tras tu viaje (y no tengas prisa, que tiempo habrá, claro que sí). ¿Los baños? Sí, eso sí he tenido ocasión de disfrutarlo en un par de ocasiones (y espero poder hacerlo alguna que otra más; ciertamente, es un privilegio poder disponer de ellos tan a mano...). ¿La peli? Pues ya caerá, también, claro que sí...

Un abrazo.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.