domingo, 20 de mayo de 2007

Grageas de cine XXXII: a propósito de... ¿Cuánto me amas? (Combien tu m'aimes?; Francia, 2005)


Soy un enamorado (convicto y confeso) del cine francés. Lo he dicho en más de una ocasión, pero no me canso de repetirlo, en la medida en que no encuentro motivos poderosos para desdecirme de tal afirmación. O sí. Como la película que ví hace unos días: ¿Cuánto me amas? (Combien tu m’aimes), una producción gala del año 2005, que firma el realizador Bertrand Blier. Un auténtico y genuino desastre: pretenciosa, deslavazada, aburrida, torpe... se me acumulan los calificativos negativos, y aún me vienen a las mientes algunos más con los que podría catalogar producto tan fatuo y prescindible sin temor a parecer exagerado, o a dar la impresión de que un ataque de bilis ha trastornado mis usualmente amables apreciaciones para trocarlas en una diatriba en toda regla. El film no funciona en ninguno de sus varios registros (cómico –no hace gracia alguna, y el pretendido absurdo con el que pretende adornar su trama y estructura se revela de inmediato como una mera añagaza, por lo demás burdamente urdida-, romántico –si el amor tiene algo que ver con lo que esta película refleja, hay algo que no funciona muy bien en los mecanismos afectivos de su equipo “creativo” (¿)- o misterioso –no es que la adivinación del devenir de la trama, en su desarrollo, resulte más o menos difícil de intuir: es que uno no consigue poner interés alguno en algo tan carente de sentido o lógica alguna-), y si hay algo que pudiera justificar los noventa minutos que se invierten en su visionado, que no sea el deleite que puede producir la contemplación de la espectacular (y generosamente exhibida, todo hay que decirlo) belleza de Monica Bellucci, yo he sido incapaz de vislumbrarlo.

Por cierto, para lo de la Bellucci hay mecanismos mucho más rápidos, expeditivos y sin merma alguna de deleite: una buena galería fotográfica de las miles de ellas disponibles en webs del ramo, suple con total suficiencia las aportaciones al respecto de este film. Una auténtica lástima.

11 comentarios:

Florinda Chic dijo...

La Bellucci está muy guapa pero la peli es una 'boutade' ¿y vió esta en vez de Reservoir Dogs? :)

Manuel Márquez dijo...

Compa Florinda, cuando digo que hay que verlas todas, no lo digo en plan coña. Y como el movimiento se demuestra andando, he aquí una prueba palpable (bueno, palpable, lo que se dice palpable, la Bellucci; mejor, evidente...).

Además, de Reservoir dogs, casi con toda seguridad, sólo podré cantar excelencias, y la bilis que se acumula en el cuerpo hay que largarla de vez en cuando, lo recomienda la Organización Mundial de Salud. O sea, que éstas, también...

Gracias por el comentario y un abrazo.

Miriam G. dijo...

¡Bien! ¡No la veo! Es que ando tan mal de tiempo.

Un beso, Miriam G.

e-catarsis dijo...

Ay, ay ayyyy

¡Me encanta el cine europeo!, y el francés (of course), la peli de la que hablas la ví hace tiempo y la verdad es que recuerdo una historia algo inconexa, pero no puedo comentar porque ya digo que la vi hace tiempo y no me quedó gran cosa en la memoria, igual la veo otra vez ( que la tengo en devedé por el tradicional y conocido método que resulta de compartir archivos...¡¡quéeee paaaaasa!, hay que compartir :P) y te comento ya con más detalle, en cualquier caso a mí me encanta Truffaut y Godard y como veo que te gustan las nenas guapas te recominedo Le Mépris de Godard con la estupenda Bardot, que de Truffaut ya te he recomendado cosas y túuuuu ni caso me haces

Cria compas paesto
:((

Manuel Márquez dijo...

Compa Miriam, siempre suelo recomendar que, por mucho que despotrique de una peli, nadie se debe dejar condicionar por tal opinión para considerar el verla o no verla. No obstante, creo que éste es uno de esos casos que justifican la excepción a la regla: o sea, que haces bien, como señalas, en guardar ese tiempo para mejores menesteres (salvo que la Bellucci te ponga mucho, lo cual no creo que sea el caso...).

Compa-e, que no recuerdes la peli ya es bastante sintomático acerca de sus "bondades" (doy por sentado que a tí tampoco te pone doña Mónica, con lo cual planteate seriamente el no revisarla, que no te pierdes nada...). En cuanto a los dos autores que nombras, Truffaut y Godard: del segundo he visto poco (y lo poco que he visto no me ha entusiasmado demasiado; Le mepris, pues habrá que verla, aunque a mí la Bardot, con las paranoias ultra-foca que se viene gastando en los últimos años, no sé...); en cambio, Trufautt es uno de mis dires de cabecera (y La noche americana, una de las pelis más hermosas que he visto en mi vida...). Ah, y que te conste que no he echado en olvido lo que no debo olvidar: tengo pendiente una reseña de Besos robados. Aquí queda por escrito, para pública constancia...

Un abrazo.

e-catarsis dijo...

¡¡¡Pues claro que me pone la Bellucci!!!!

PERO VERDE DE ENVIDIA...que guapa por dio por dio y yo con ssstos pelos
:DD...no paaasa nada las cosas hay que reconocerlas

Espumarajos al margen...

A ver compa, Godard no es Truffaut en esto te doy la razón ( la Bardot estaba entonces dedicada a otras muestras reivindicativas...del tipo...¡qué mona soy ¿no?!...¿enseño más? jur jur jur (malvada stoy)...pues eso

Eso compi tú no olvides lo que no debas olvidar y recuérdalo mucho y si puedes...intentas realizarlo y si se puede contar ( que hay que contar con esa posibilidad, no esa no la otra... ) luego nos lo cuentas...que yo encantada

Saluetes como siempre algo confusos
( el día que me salga algo de tirón me muero)
:))

Miriam G. dijo...

Ja, ja, ja, no, no me pone, y no digo que no sea mona ¿eh? Pero no es mi tipo. Mi tipo es Lapido ;-)

Un beso, Miriam G.

Manuel Márquez dijo...

Compa-e, me congratulo de tu arranque de deportividad y reconocimiento de la superioridad del adversario: a mí con George Clooney me pasa, más o menos, lo mismo... Y no sufras por la confusión, que no es buena, ni mala, sino interesante...

Compa Miriam, lo tuyo ya me lo barruntaba... Y que conste que al bueno de José Ignacio, yo le tengo muchísimo cariño, me encanta lo que hace y disfruto mucho con él, pero cada cosa en su sitio...

Un abrazo.

e-catarsis dijo...

¡Ah! Ya sé como dices...mal de muchos...¿epidemia?

En fin si es que lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible pero al menos... siempre nos quedará París ¡¡¡¡Por Júpiter qué GRANDE es el CINE!!!

;-)

PD Soy un almacen de información inútil :)

Manuel Márquez dijo...

Compa-e, grande no... ENORME!!!

Un abrazo.

Thalatta dijo...

¡qué biennnn!!! me encanta que hagas críticas también de las películas que no te han gustado y como esta no me llama para nada la atención, haré caso y ni el cartel voy a mirar...
Creo que ya me he puesto al día con el blog :)

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.