domingo, 13 de mayo de 2007

Grageas de cine XXXI: a propósito de... Vanilla sky (


Aunque no soy, ni muchísimo menos, un entusiasta del “género”, puedo llegar a entender nuevas versiones de películas anteriores cuando las mismas pretenden, con mayor o menor fortuna, ofrecer una nueva visión, un enfoque diferente, sobre la historia que trasladan a la pantalla; más allá de lo que el resultado final puede llegar a ofrecer, el hecho de que haya, al menos, una voluntad innovadora en el relato, ya dota al invento de cierta legitimidad artística. También entiendo este tipo de operaciones cuando su fundamento e intención son meramente mercantiles (o sea, que de lo que se trata es de hacer caja, vaya...): no me gusta, pero lo que se dice entenderlo, entenderlo, pues lo entiendo.

Lo que me parece, en cambio, infumable, es lo de Vanilla sky. ¿Podría alguien, en su sano juicio, encontrar alguna justificación, más allá de la del mero capricho de la estrellita Cruise, para una película como ésta? Una burda trasposición, perpretada por Cameron Crowe (cuya única aportación evidente parece ser la incorporación –bastante afortunada, todo hay que decirlo- de una colección de temas musicales de corte pop, amplia y bien nutrida), del segundo film de Alejandro Amenábar, Abre los ojos, al gusto y querencias del público estadounidense y a la mayor gloria de las poses más “richardgerescas” y estupidizantes de que puede ser capaz (y es muy, muy capaz, a pesar de -o gracias a, quién sabe...- de su talento) su amiguete Tom, bien secundado por una “claque” de figurantes de lujo, encabezada por su, a la sazón -tempus fugit, que decía el otro...-, compañera sentimental, Penélope Cruz. Es notorio que ninguno de ellos pasará, probablemente, a la historia del cine como referente interpretativo de calidad excelsa, pero, aún así, pone los pelos como escarpias ver a gente como Cameron Diaz, Jason Lee o Kurt Russell desarrollando un patético ejercicio de pleitesía actoral hacia la divinidad Cruise: de juzgado de guardia cinematográfico...

Eso sí, la película deja bien claros su sentido e intención desde el mismísimo cartel: engañar no engaña a nadie, vaya eso en su descargo. Y también, visto lo visto, cabe entender que toda la crítica, nacional e internacional, se cebara de forma inmisericorde con el producto de marras: está claro que no se trató de ningún ejercicio de encarnizamiento gratuito ni resentido, sino de un mero acto de justicia. Y es que, si hay películas verdaderamente imprescindibles –calificativo del que, particularmente, abomino, cuando de aplicarlo a películas se trata-, no creo que sean aquellas de las que se suele predicar tal atributo habitualmente –Ciudadano Kane, El tercer hombre, Casablanca, El padrino...-, sino, más bien al contrario, éstas de las que hay que procurar huir como de la peste bubónica y que, como Vanilla sky, nos enseñan lo que se puede llegar a hacer cuando sobra el dinero y falta la vergüenza. Una auténtica mamarrachada.

6 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, sobre todo porque la película pierde cierta escencia que tenía la española. Fijáte el caso de que hasta utilizan a la misma actriz y en una película resulta pero en la otra no. Una pena.

Thalatta dijo...

Poco que comentar ¡de acuerdo en todo! ¡menuda pérdida de tiempo! (aunque creo recordar que me la dormí, que andaba por el sofá y eso...)

e-catarsis dijo...

Buenas aquí compa-e, pues fijate si te doy la razón que esta película no la vi ni en su momento, ni en DVD precisamente por todo lo que comentas, hay varias películas a las que leída e informada previamente a su estreno le declaro la guerra de manera inmisericorde...y no suelo equivocarme...a veces me doy miedo
;-)...no , creo que era...a veces veo muertos... no, tampoco...¡Ah ya sé!...me parece que ya no estamos en Kansas
;-)
Tranquilo se me pasa cuando llega el otoño
:D

alicia dijo...

A pesar de que por un lado parece que quieren copiar escena a escena, se inventan cosas que no vienen al cuento, con una serie de videos musicales. Sigo prefiriendo la de Amenábar, muchísimo mejor.

Florinda Chic dijo...

Un horror este vanilla sky que supongo que se le antojó a Cruise protagonizar o vió en lo de 'life extension' una metáfora cienciológica que se nos escapó al resto.

Aunque no fue unánime la crítica, a mí 'Abre los ojos me encanta.

Marnie dijo...

Pues si te digo la verdad, todavía no la he visto, pero a conciencia XD Le cogí manía ya en su gestación y, por lo que veo, todo el mundo coincide en que no merece la pena.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.