miércoles, 24 de enero de 2007

Micro VI: paradojas hollywoodienses







Hace ya algunos años que los Oscar de Hollywood –tanto en lo que atañe a sus nominaciones como a su concesiones- me vienen sorprendiendo con algunas paradojas, o pautas erráticas, acerca de las cuales nunca terminaré de tener claro si obedecen al amplísimo grado de libertad de que gozan los integrantes de la Academia para adoptar sus decisiones, o a la más pura y dura casualidad.

En el caso de las nominaciones del presente año, dadas a conocer ayer mismo a todo el universo mundo, el hecho que más me sorprende es el de que, en un mundillo que sacraliza de manera evidente la máxima exigencia de juventud –además, de forma vejatoriamente discriminatoria: a las mujeres, mucho más aún que a los hombres...-, el elenco de intérpretes nominadas al premio a mejor actriz protagonista incluya en su quinteto a nada menos que tres señoras de edad bastante respetable. La suma de las edades de Meryl Streep, Helen Mirren y Judi Dench –que, por otro lado, parten con las mayores posibilidades de llevarse al morral la tan deseada estatuilla del tío calvo...- nos ofrece la nada desdeñable cifra de 191 años.

No tengo nada que objetar al tal circunstancia; más bien al contrario, me parece fantástica la nominación de las tres, porque creo que acumulan talento, belleza y glamour (además de un palmarés, en los tres casos, verdaderamente apabullante) más que sobrados para poder optar a tal galardón, y a cualquier otro que se les pueda poner a tiro. Pero, insisto, no deja de sorprenderme. Y mucho. En fin, paradojas....

3 comentarios:

apesardemi dijo...

Tienes razón, en el mundo Hollywoodiense la juventud es casi condición necesaria. Me gusta que estas tres señoras del celuloide opten a la codiciada estatuilla en competencia con otras más jóvenes. Porque ¿qué se premia? ¿el buen hacer cinematográfico o la belleza cinematográfica?.

Saludos.

Tha dijo...

Las buenas actrices, con la edad, no es que lleguen a "estrellas" es que constituyen un "universo".
Pero vamos, independientemente de la estatuilla, las tres se merecen lo mejor.

Manuel Márquez dijo...

Muchas gracias a ambos dos por vuestros comentarios. Desde luego que se merecen, las tres, cualquier premio que se les conceda en atencion a sus méritos artísticos. Y sí, se entiende que se debe premiar el buen hacer cinematográfico, pero pesa tanto, tanto la belleza..

Un abrazo.

Creative Commons License
Los textos de esta obra están bajo una licencia de Creative Commons.